.

.
.

.- Los Picapiedras

“Los Picapiedras” inician por allá en el año 1963 bajo la conducción del siempre bien recordado Rafael Rincón González (aun cuando ya desde el año sesenta venían tocando en reuniones familiares e informarles) y realizan su primera grabación en el año 1964. Su único solista para ese entonces era el no menos afamado, Guillermo “Memo” Larreal.

A “Los Picapiedras” se incorpora luego Chucho Villalobos quien hace la dupla de solistas para ese entonces.

En esa época se acostumbraban más de un cuatrista y “Los Picapiedras” contaban con Nelio Galban “Rolito”, Nestor Oliveros y otro más que en este momento no llega a mi recuerdo.

Es bueno señalar que esta agrupación nace de la idea de Rafael Rincón González y su compadre y compañero de romerías Guillermo Larreal (padre), quien todos los viernes lo esperaba en “La Ciega” donde llegaba el Ferry que venía de Palmarejo, ya que Rafael estaba para ese tiempo residenciado en Lagunillas, donde trabajaba y venía a Maracaibo los fines de semana.


Allí, en un carrito Dodge verde, que era de Guillermo, partían a buscar a ese otro gran amigo de Rafael Rincón, el popular Reyes “Reyito”, para ir a parrandear. También, por supuesto, montaban a Guillermo “Memo” Larreal, muy joven para ese entonces, quien los acompañaba en sus correrías.

“Reyito” tocaba la guitarra, Rafael el cuatro o la guitarra, “Memo” tocaba un tamborcito de guaral guindado al pecho, en ese tiempo no existía el repique de tambora, Guillermo (padre) una charrasquita de bronce y así armaban la parranda cuando interpretaban alguna gaita, ya que la mayoría de las veces eran danzas y bambucos ya que no era un conjunto de gaita lo que armaban.

“Memo” en sus comienzos cantaba con grupo de gaitas llamado “Maracaibo”; conjuntos que nacían para disfrutar las navidades y no grababan ya que no lo hacían de manera comercial   

Con el devenir del tiempo viene la idea de formar un conjunto de gaitas muy informar con la cuerda del barrio. Para el año sesenta nacen “Los Picapiedras”, quienes toman el nombre de las comiquitas que estaba de moda en esa época.

El primer año el único solista que tenían era Guillermo “Memo” Larreal, se elaboraban y costeaban sus propios uniformes; no tenían equipos de sonido y su primer equipo se los dona la famosa Tiendas “Dovilla”, quienes en una presentación les regalan un micrófono y dos parlantes que usaban en la tienda para darse publicidad. 

Logran grabar luego de dos años y su primer LP todas las gaitas eran de Rafael Rincón González. Quizá parte de esto se debió a que entre Rafael y otro personaje se presentaba una diatriba ya que el personaje decía que las gaitas las imponía el Conjunto con su interpretación y Rafael sostenía que la gaita la imponía el compositor y no el conjunto; de allí que compuso todas las gaitas de esa producción de “Los Picapiedras”.

Cuando Rafael Rincón impuso la afamada “gaita maracaibera” él conocía muy bien a la agrupación a la cual había ayudado a crear, por lo que siempre me ha llamado la atención oírlo decir una vez:

“Y vino un docto, uno de esos charlatanes de los tantos que hay en este país, y me dijo que no, que para que esa gaita pudiera sonar, aunque fuera mía, tenía que dársela a Rincón Morales o a Cardenales del Éxito, porque eran los que estaban metidos en el mercado.

.- Bueno, le dije, ¿quiénes son los más malos pa' demostrate que la gaita es buena?

Los más malos son Los Picapiedras, y me fui a buscarlos en Maracaibo, por allá por La Mala Ley.
Fui y esos muchachos sin piano, sin nada, en pelo pues, vinieron y se metieron en el disco. Era una gaita rústica, pero pegó.

Cuando Rafael buscó a “Los Picapiedra” sabía muy bien a quien le estaba entregando el emblemático tema.   

Por cierto ese año 1964 “Los Picapiedras” hacen dos grabaciones, igualmente lo hicieron “El Saladillo”, “Los Cardenales”,etc. Muchos lo hicieron con los mismos temas y los mismos solistas, una excepción fue “El Saladillo” con el tema “El estudiante”, de esto escribiré más adelante ya que es interesante conocer estos detalles, por cierto esta temporada 2018 otra agrupación graba un mismo tema dos veces con solista diferentes, se trata de “El polvorón” de Wolfang Romero y “Los Grandes de la Gaita”, uno grabado primero por Richard Ferrer y el otro luego con el “grande” Eroy Chacín”.

Las dos versiones grabadas del mismo tema por “Los Picapiedras” son estas, en ellas se pueden escuchar diferencias en el ritmo y tonalidades de ambas gaitas: 



 
GAITA MARACAIBERA (Versión 1)
Autor: Rafael Rincón González
Canta: Guillermo “Memo” Larreal



GAITA MARACAIBERA (Versión 2)
Autor: Rafael Rincón González
Canta: Guillermo “Memo” Larreal
 
“Memo” logra traer a la agrupación a su buen amigo Leandro Soto, quien formaba parte de la plantilla del Conjunto “Saladillo”, pero no se sentía cómodo porque a estos les gustaba echarse mucho “el palo” y en su uniforme incorporaban las cotizas, cuestión que no le agradaba mucho ya que él estaba recién graduado de abogado y quería más prestancia en el vestir.

“Los Picapiedras” rápidamente fueron agarrando fama por las composiciones del maestro Rafael Rincón Gonzales, pero seguían tocando sin comercializarse, sin cobrar por sus actuaciones, puro amor al arte ya que debían costearse sus uniformes e instrumentos; cuestión esta que les traería serias consecuencias más adelante. 

La disolución de Los Picapiedras se origina a causa de la idea de Marcial Vílchez, segunda tambora, quien sugiere que las presentaciones se debían cobrar, hay que recordar que en ese tiempo los conjuntos no se formaban con fines lucrativos o económicos, eso causó cierta divergencias y discusiones ya que muchos estaban de acuerdo en mantenerse como agrupación no comercial; entre ellos su director musical Rafael Matos.

La primera discusión se presenta en una presentación en el Club Catatumbo de Lagunillas, entre Rafael Rincón González Marcial Vilchez, por la alternativa de cobrar o no cobrar en las presentaciones; esta desavenencia continuo con los miembros de la agrupación por el camino de regreso a casa. Al llegar a Maracaibo, Rafael Matos muy enojado por la diatriba rompe los instrumentos y acaba con la discusión y el Conjunto. Fin del asunto…   

En este relato es oportuno comentar que el atril para sostener la tambora lo inventa Rafael Matos, director musical de “Los Picapiedras”, ya que su inmensa humanidad le dificultaba ejecutar la tambora en el suelo, para lo cual se inventó este instrumento de madera que le permitía tocar parado la tambora.

Bueno, como dijo el canoero: “hasta aquí nos trajo el rio”…

Nos seguimos viendo en el espejo y como de costumbre les dejo un ramillete de gaitas de los afamados “Picapiedras”.




AGARREN LOS INSTRUMENTOS
 Autor: Wolfang Larreal
Canta: Guillermo “Memo” Larreal



CHUCURRULEY
Autor: D.D
Cantan: Juvenal Badell y Guillermo “Memo” Larreal



EL GRAN GAITÓN
Autor: Luis Oquendo D
Canta: Chucho Villalobos



GAITA VIAJERA 
Autor: Rafael Rincón G
Canta: Chucho Villalobos y Guillermo “Memo” Larreal



LA GAITA 
Autor: Wolfang Larreal
Canta: Chucho Villalobos



MI GAITA
Autor: Luis Oquendo D
Canta: Chucho Villalobos



NUESTRA GAITA
Autor: Rafael Rincón G
Canta: Guillermo “Memo” Larreal



PASIÓN GAITERA
Autor: Luis Oquendo D
Canta: Chucho Villalobos



SABORES ZULIANOS
Autor: Rafael Rincón G
Canta: Guillermo “Memo” Larreal



SÚPLICA
Autor: Luis Oquendo D
Canta: Chucho Villalobos



VAMOS A GOZAR 
Autor: Rafael Rincón G
Cantan: Chucho Villalobos  y Guillermo “Memo” Larreal

Mi eterno agradecimiento a mi buen amigo Guillermo “Memo” Larreal quien fue la primordial fuente de esta historia.

“Memo” que mi santo negro te proteja y la China te cubra con su manto.

Aprovecho, siempre que puedo, enviar un fraternal abrazo a otro de mis grandes amistades y colaborador como lo es Ricardo Alvarado, igualmente para el ilustre Jota Ve Machado, hermanos gracias por brindarme su amistad; Dios los colme de bendiciones y salud.

No puedo despedirme sin pedir: “Jack hermanito, échanos tu bendición”.

>>>>