.

.
.

.- Hablemos de gaitas

Es un gran placer darle la bienvenida a esta cofradía gaitera al amigo Gilberto Ordoñez; a quien espero, como siempre, no defraudar en su búsqueda  de información respecto a la gaita y el folklor zuliano. Como decía “el parroquiano”: “marchante pasé adelante…”.

Esta temporada gaitera, a pesar de los pesares, ha sido muy prolifera; por supuesto que abundan las gaitas y composiciones “ramplonas” que no llegaran ni a “Caño Sucio”, como decían en Bachaquero.

Debo felicitar al maestro, mi gran amigo, William Atencio; quien ya tiene en su haber más de quince temas, todos con la majestuosidad de su pluma. No voy a colocarlas todas aquí, ya que ustedes saben que para muestra un botón es suficiente y además hay algunas de consumo privado que no han salido a la luz.

Entre las tantas composiciones del vate, en esta temporada, puedo mencionar: “27 de diciembre”, “Aquí están los gaiteros”, “Canta gaita cantarina canta”, “La fabrica de los sueños”, “Los cuatro nietos de Iván”, “Los Juegos tradicionales”, “Que viva la democracia”, “Un sueño sagrado”, etc, etc, etc…    



CANTA GAITA CANTARINA CANTA 
Autor: William Atencio
Canta: Bolívar Blanchard
Rincón Morales



LOS JUEGOS TRADICIONALES 
Autores: William Atencio y José Mosquera
Canta: Eroy Chacín
Del Sur del Lago

Otro que destaca esta temporada es mi buen amigo el cantante y compositor marabino, Francisco Hernández.

Francisco está actualmente radicado en Ciudad Guayana y desde allí ha seguido con su trayectoria gaitera que data desde los tiempos del Súper Grupo Grey, de los años 80, donde se destacó con el tema “Muñeca” del recordado Simón García; este tema lo relanza con nuevos arreglos en esta temporada.

Desde Guayana viene avivando su creatividad y en esta temporada nos brinda un ramillete de buenas gaitas: “Las siete maravillas”, “Cuentos que no son cuentos” y “La Chalana de Tobías”.

Aunque todas son excelentes, de ellas escogeré esta que aquí les dejo (es la que más me agradó).



LAS SIETE MARAVILLAS 
Autores: Francisco Hernández y Lenin Valbuena
Cantan: Alfonzo Marín, Luís A. Aguirre y Francisco Hernández
Calor Zuliano

Aprovecho la amistad que me une a “Fran” para aconsejarle, constructivamente, que debe ser cauteloso con la mezcla y el matrizaje en la grabación; por ejemplo en “La Chalana de Tobías” la tambora está muy mal lograda ya que se antepone a otros instrumentos y esto le quita prestancia a la pieza.

A veces esto sucede con algún instrumento donde el ejecutante ejerce cierta influencia o amistad con el Director de la agrupación y logra que en la grabación se le dé más atención a su ejecución y lo coloca por encima de los demás. Las agrupaciones deben tener mucho cuidado con estos  errores que desmerecen una buena grabación; generalmente lo he escuchado cuando graban el bajo o a veces sucede con la tambora y eso mata una gaita.

Realmente felicito a Francisco quien este año vino por la goma.

Les manifiesto que me encontré con una sorpresa entre las gaitas de esta temporada y es que nuevamente se graba el tema “La Lola”; en esta oportunidad por “Gaiteros de mi barrio”.

Muchos creían que este tema se estaba grabando por primera vez este año, pero afortunadamente en mi “gaitoteca”  tengo otra versión grabada en el año 1980 por “La Vieja Máquina” en una versión de gaita de tambora.

Quiero detenerme un poco en este tema, el cual tiene mucha tela que cortar, pero antes debo decirles que la versión de “Gaiteros de mi barrio”  me encanta que jode.

Comenzaré por significarles que me llama mucho la atención que la primera grabación, año 80, aparece como autoría de Mirócrates Vílchez, y la de esta temporada como Folclor Marinero.

La verdad es que Mirócrates nos debe una explicación a los cultores del genero ya que ese es un viejo tema español del folclor y canto marinero de vieja época. A la prueba me remito, pondré las tres versiones:



LA LOLA 
Autor: Mirócrates Vílchez
Canta: Epifanio Marcano
La Vieja Máquina 1980



LA LOLA 
Autor: Popular Marinera
Canta: Ramón Quero (Monchelo)
Gaiteros De Mi Barrio 2017



LA LOLA
(Versión española)

Ahí les dejo esa perla, y como decía el famoso programa aquel: “Sea usted el juez”…

No puedo pasar por alto la zulianidad que lleva en sus letras el afamado cabimero “Neguito” Borjas, quien todos los años se llena de gloria escribiendo para diferentes agrupaciones con la majestuosidad de sus versos, lo cual lo sigue manteniendo, junto a otros también afamados, en la cúspide de los mejores.

La gaita que van a oír no es la versión que se está escuchando mucho por allá en la Costa Oriental del Lago, y para ello solicito la venia de la agrupación “Pa’qué más” y de Alexander Manzano, ya que lo que escucharan es producto de un buen trabajo, de consumo privado, que realizó un buen amigo gaitero en la confidencialidad de su casa y me la hizo llegar con la salvedad antes mencionada.

Cúbrete de gloria…



PA'QUE MÁS 
Autor: Abdénago Borjas “Neguito”
Canta: Alexander Manzano
Pa'que más de Cabimas

A los amigos gaiteros de otra región les manifiesto que quisiera que prestaran atención al piano ejecutado magistralmente por ese gran músico de la COL, Gianloret Matos; ese “picao”, ese “swing”, ese “echaito pa’tras”, ese es el verdadero golpe del teclado en la gaita zuliana; pa’qué mas…

Hablando de gaiteros de otra región, no puedo dejar de elevar mi voz de protesta ante la forma tan desagradable de acabar con el folclor de una región y es que vos no podéis agarrar un tema musical que identifique a un sector del país, por ejemplo, no podéis agarrar al Vals “Brisas del Zulia” y convertirlo en una versión de gaita zuliana. Es horroroso y hasta vergonzoso hacerlo con cualquier canción que no sea concebida como una gaita de furro y menos si es un tema que se ha hecho famoso en alguna región en particular. Me van a disculpar que esta vez sea tan directo, ya que no es costumbre de este cultor hablar de lo negativo de nadie, al contrario este Blog está hecho con el objetivo de rendirle tributo y pleitesía a la gaita, sus gaiteros y al folclor zuliano, pero es que me causa consternación el trabajo realizado con el Vals “Viajera del Rio”, el cual es considerado una pieza emblemática de la capital del estado Bolívar. No creo que Manuel Yánez, en su sepulcro, se sienta muy orgulloso de ello y hasta la
“Flor de Bora” o “Lirio de agua” se debe marchitar al oír tremendo disparate.

Añoro fervientemente a “Barrio Obrero de Cabimas” y a mis coterráneos “Los Compadres del Éxito”, cada año que pasa me hacen más falta sus gaitas  de furro, autenticas y tradicionales que se meten por las venas y te hacen sentir orgulloso de ese sentimiento musical que muchas veces es mal interpretado por quienes no terminan de comprenderla en su esencia como expresión folclórica y pueblerina de una región.

Hablando de “Los Compadres del éxito” quiero felicitar a la “Beba” Deyanira Bravo, quien sigue cosechando éxitos y consagrándose como una de las más grandes solista gaitera.

Con Deyanira Bravo me sucede lo mismo que me pasaba con mi siempre recordada amiga Gladys Vera, me quedo extasiado cuando la oigo cantar; su melodiosa voz me transporta y me llena de una paz interna que me hace vibrar de regocijo.

En esta temporada, a pesar de sus tropiezos de salud, Deyanira vino con todos los hierros y le rendiré tributo colocando para ustedes los temas que me han hecho llegar en los cuales ella se manifiesta con su voz angelical:



GAITA DE MIS SUEÑOS 
Autor: Wolfang Benito Oria
Cantan: Deyanira Bravo y Wolfang Benito Oria
La Familia del Folklore



LA FABRICA DE LOS SUEÑOS
Autor: William Atencio y Robert Urdaneta
Canta: Deyanira Bravo
Rincón Morales



TENGO LA SANGRE GAITERA 
Autores: Nicolás Meza y Marwin Gutiérrez
Canta: Deyanira  Bravo
Golpe Añejo De Cabimas



UN SUEÑO SAGRADO 
Autores: William Atencio y Robert Enrique Urdaneta
Canta: Deyanira Bravo
Santa Rosa Puras Estrellas

Bueno, me despido a la llanera… despedirme no quisiera, pero no encuentro manera.

Envío un afectuoso abrazo de oso palmero a mi apreciado amigo “Tito” Sánchez y a mi eterno colaborador y proveedor de mi “gaitoteca”, Luís Casanova “La Biblia de la Gaita”.        

Jack hermanito, échanos tu bendición.

>>>        

.- Vivencia del buen zuliano


“Eran los tiempos en que las leyendas misteriosas y los cuentos de fantasmas y aparecidos se trasmitían mutuamente por las personas durante las noches de tertulia cotidiana. En aquel entonces, como ahora, las familias acostumbraban a sentarse en el frente de sus casas a conversar con sus vecinos, de los diferentes temas entre los cuales se comentaban los sucesos diarios d aquella época: La guerra… que si vienen los alemanes, que mañana voy donde Numa Pompilio Lean, las cervezas en la Zulianita, los platinos en las piraguas.

Una noche hallábase conversando, cuatro personas vecinas, entre ellas una señora de 28 años, a punto de dar a luz. Eran aproximadamente las 11 de la noche cuando de pronto escucharon una voz lejana y cercana a la vez, envuelta en un eco, que se desplazaba como el viento, “Bartolo traéme el cayuco”, cuentan que venía de los lados del malecón y se perdía en los callejones oscuros y solitarios de Santa Lucía.

Un sudor frio se apoderó de las personas que estaban allí, era el floklore de aquellos tiempos, nacido de las creencias de procedencia ancestral que habitaban en la mente y los corazones de aquella gente humilde e ingenuas. El miedo terminó con la reunión y cada quien se acostó con el “Ave María Purísimo” en la boca.

Esa noche la mujer en víspera de dar a luz se acostó con la ayuda de su esposo, pues la preñez le impedía hacerlo por si sola, estaba sumamente intranquila y no pudo dormir el resto de la noche.

Por fin,  el clarín de la aurora despertaba la ciudad, los pinceles del Creador se empapaban de la luz del manantial del alba, coloreando con tonos claros y puros el horizonte en lontananza. Maracaibo, 9 de mayo de 1938, 6 de la mañana…

Al alba, el canto del gallo fue sustituido por el llanto del recién nacido interrumpiendo el silencio de la mañana, causando alegría entre los familiares y vecinos que comentaban su nacimiento. “Parió Idacira y fue varón…”  Ricardo José había nacido en la casa de sus padres, Ida Cira y Luís Ángel, quienes compartían el jubilo y la emoción por la llegada del nuevo vástago, el (IV) cuarto de sus hijos, la casita donde nació estaba situada en la calle Baralt, entre el Puente O’leary y la Av. El milagro (antes Guayaquil), parroquia Santa Lucía.

Ricardo creció al calor de la dulce compañía de sus padres, hermanos y de su abuela materna, esta última, representó para él, durante su vida, la historia viviente del Maracaibo. Fue la fuente de la cual bebió el néctar de la tradición.

Hermelinda Gonzáles le enseñó a su nieto un sin número de canciones, valses, bambucos, décimas y por supuesto gaitas… preludio de su vida como gaitero.

LA ESCUELITA PAGA:

Ricardo ingresa a su primera escuelita cuya maestra era una anciana d nombre María Pulgar, quien había dedicado toda su vida a enseñarles a los niños las primeras letras. Esta noble señora en su juventud impartió enseñanza a personas posteriormente célebres como el Dr. Gómez, eminente cirujano de brillante trayectoria aquella época, así como al Dr. Jesús Enrique Lossada, quien fuera luego Rector de nuestra Universidad.

En testa escuelita se pagaban dos bolívares semanales y se usaba para aquel entonces el librito “Mantilla”, de donde Luís Esteban, el hermano mayor de Ricardo, tomó de uno de sus cuentos el nombre de su personaje llamado Ricardito y le pidió a su padre, Luís Ángel que bautizara a su hermanito recién nacido.

Ricardocontinuó sus estudios de primaria en la Escuela “Clemencia Urdaneta” (Santa Lucía) y Escuela “Padre Delgado” (parroquia Bolívar) en donde terminó la primaria. Estando en la escuela ingresó al movimiento Scout de Venezuela.

Al terminar primaria, Ricardo fue enviado a la Escuela Normal “Gervasio Rubio”, en Rubio, Edo Táchira, allí aprendió a tocar el cuatro, lo que promovió su ingreso al conjunto musical que habitualmente hacía presentaciones en los diferentes actos culturales de la escuela. Muchas fueron las veces que Ricardo contempló ensimismado, bajo el tenue sopor del silencio profundo, las montañas dormidas de los Andes.

Tal vez musitando en su interior el bello vals de Luís Guillermo Sánchez: “Extasiado en mis recuerdos, contemplando la lluvia al caer…” cautivo de la visión que se presentaba ante si, para en algún instante volver su pensamientos hacia Maracaibo su ciudad natal. “Muy lejos de mi ambiente pensando en mi lago, de la ciudad natal que un día me viera nacer”.Así, entrerecuerdos,estudios y música se diluía el tiempo en la llovizna pertinaz de Rubio.

COMO REGALO UN POEMA
(Rubio 12 de mayo de 1957)

A MI MADRE

Saludos madre querida
estoy lejos de ti, pero muy cerca
me guiaste por el camino sin penumbra
que he de recorrerlo mientras tenga vida.

Con esos cuatros versos te saludo
hoy que la luz en tu pupila alumbra
y en este día mi papel te nombra
aunque la lejanía se nombró tu escudo.

Día de la madre y no tengo que ofrecer
te, tan solo este papel para escribirte
y el alma de mis versos para amarte.

Que grato son, madres, esos instantes
en que todos te adoramos
quiero arrullarte el alma con mis besos y
y darte un abrazo con todos mis hermanos.

No sé si estás sola, madre mía
o si tienes la dulce compañía de mi padre
no sé si estás lavando o cocinando
no sé si estás alegre o triste
solo sé que yo no te he olvidado
que estoy lejos de ti y te recuerdo
que sé que todavía no te has muerto
que sigues siendo mi madre querida.

Bendita seas tu y todas las madres
feliz que sea yo, porque te tengo en vida   
tristezatristeza, para aquellos que la
tengan muerta.


GAITA Y TRABAJO

Ricardo Aguirre se gradúa de maestro normalista el 23 de julio de 1957 y es aceptado por la Cia. Shell de Venezuela como maestro de sexto grado para trabajar en la Escuela “Rafael Urdaneta” en Bachaquero. El hecho de estar cerca de Maracaibo le permite compartir con sus amigos los fines de semana con quienes en periodo de vacaciones ya había tenido la oportunidad de formar un pequeño conjunto gaitero, con los muchachos del sector Veritas, este grupo se llamó posteriormente “Los Sabrosos” para aquel entonces el conjunto era una cosa informal y solamente tocaban en reuniones familiares.
Un día decidió venirse a trabajar a Maracaibo, renunció a la Shell y consiguió trabajo en la Escuela “Monseñor Granadillo”. Allí conoció a su futura esposa Teresita, quien también era maestra.

UN POEMA DESCONOCIDO Y MISTERIOSO
Un día, Ricardo descansaba en su cama, estaba dormido, momentos después llamó a su madre y le pidió lápiz y papel. Escribió y le dijo a su madre que lo guardara, esta lo guardó sin leer lo que Ricardo había escrito y años más tarde, a los cinco años de su muerte, su madre consiguió entre sus cosas el papel y leyó lo siguiente:

“Mi vida como una vela”
Viví, como viven las velas
lloré, como los cirios
lágrimas hervidas…
blancas… derretidas
y entre estímulos grises
desvanecí mi cuerpo.

Creo que tengo mi ventura extinta
yo fui como las velas,
como esos arbolíneos cuerpos
extendidos y sin sostenes óseo
fui cuerpo que ahuyentó las sombras
que enardecieron sus ocasos.

Mi trabajo fue luz
y fue cirio mi cuerpo cericulto
y fui lo que dura una vela
una aventura extinta, sepultada
en el sitio sin luz donde la luz se calla…


Agosto, 23 de 1960

Ricardo acepta la invitación de Cardenales y hace allí su nido gaitero. Llevándose a sus hermanos Rixio, Renato y Alves Aguirre, con ellos y otro grupo de gaiteros funda “Cardenales del Éxito”.

De Ricardo Aguirre “El gran zuliano”, poeta, músico gaitero, compositor, declamador, locutor, maestro de escuela, cantante, arreglista y director. Su historia, toda esa serie de acontecimientos están íntimamente ligados a su pueblo, con el que se identificó a través de sus gaitas y composiciones y sobre todo su voz… es voz profunda, melodiosa, penetrante, con la que infinidad de veces cantó a Maracaibo, a su gente, a sus angustias. Su esencia permanece en los corazones de los zulianos. Raza de un pueblo noble y creyente…"

Fuente: Renato Aguirre G, “El regionalista”

Aida Cira Gonzàlez

Renato Aguirre G.




MADRE
Autor: Pedro Colina
Canta: Ricardo Aguirre
Cardenales del Éxito



DEVOCIÓN GAITERA
Cantautor: Ricardo Aguirre
Cardenales del Éxito



MI CHINITA
Autores: Ricardo Aguirre y Jairo Gil
Canta: Ricardo Aguirre
Cardenales del Éxito



MADRE ADORADA
Cantautor: Ricardo Aguirre
Cardenales del Éxito



EL PESCADOR
Autor: Ricardo Aguirre
Cantan: Ricardo Aguirre y  Nerio Ríos
Cardenales del Éxito



MARACAIBO MARGINADA
Autor: Ricardo Aguirre
Cantan: Ricardo Aguirre y Argenis Carruyo
Ricardo Aguirre y sus amigos


Son anécdotas e historias que merecen ser recordadas para preservar la memoria histórica de nuestra gaita zuliana… la gaita maracaibera.

Ahora bien, la memoria histórica de nuestros gaiteros no sólo debe ser preservada a través de escrituras para lo cual prestan un gran servicio los cronistas y cultores de este género, sino que también nuestro pueblo y en especial nuestros gobernantes tienen la obligación de mantener y conservar intactos los lugares donde se les venera y se les rinde culto; como es el caso de la Plaza del Parroquiano Astolfo Romero.

Esto lo traigo a la palestra a propósito de haber leído en este día una noticia que me causo gran pesar:

“Actualmente la  estatua de Astolfo Romero, que representa a la plaza del mismo nombre, y la cual está ubicada en la avenida Delicias con Universidad, de Maracaibo, se encuentra en el abandono y en el suelo desde hace varias semanas.”

“Los ladrones fueron los que la dañaron. La arrancaron de su pedestal creyendo que era de hierro o bronce y como se dieron cuenta que es fabricada en yeso, la dejaron en el suelo. Acá los huelepegas se han apoderado de la plaza para robar, ningún funcionario se encarga de velar por la seguridad de este espacio, dijo un vecino quien prefirió el anonimato.”

Dios mío que desidia; el abandono es total… En vez de estar confabulándose para apropiarse indebidamente de afamadas agrupaciones, busquen la manera de apropiarse del cuido y mantenimiento de estos sitios memorables de nuestros iconos gaiteros y traten de ayudar a tantos de ellos que viven actualmente casi en la indigencia, algunos con míseras ayudas económicas que de vaina les alcanza para comprar el “recao de olla”, ni se diga de las medicinas que tanto necesitan.



EL HAMBRIENTO
Autor: Luís Ferrer
Canta: Ricardo Aguirre
Cardenales del Éxito

Jack hermanito, cada vez se nota más la ausencia de tus composiciones. Échanos la bendición.

>>>